MERCADILLO HIPPY

TODOS LOS SÁBADOS DEL AÑO. Bienvenidos a Las Dalias, fascinante oasis del color, de la paz, de la música, de los sueños… En Sant Carles, en el norte de Ibiza, el mercadillo de Las Dalias se asienta en un jardín dondepodrá sumergirse en un hermoso entramado de telas, abalorios, objetos únicos y puestos donde el talento de los artesanos más vanguardistas se funde con una atmósfera de armonía y esa herencia de los hippies de la que nos sentimos orgullosos.

Tanto en el popular mercadillo de los sábados (abierto todo el año) como en las versiones más relajadas de los mercadillos nocturnos (domingos, lunes y martes del verano) podrá descubrir que el único común denominador de artistas y visitantes es el buen gusto por las cosas hechas con cariño.

Cada sábado, a partir de las 10 de la mañana, se dan cita en Las Dalias multitud de artesanos que llenan los jardines de colores, olores exóticos y fantasía. El mercadillo, que nació el día de San Valentín de 1985, ha ido creciendo en número de puestos hasta los más de 300 actuales. Un sábado de agosto, Las Dalias puede llegar a congregar a unos 20.000 visitantes. 

Además de ropa hecha a mano, exclusiva y accesible, bisutería, artesanía, instrumentos musicales, decoración, complementos, pintura, libros, hamacas, zapatos artesanales o inciensos, también es posible relajarse con un masaje o indagar en el futuro a través de la lectura de las manos y las cartas.

Las Dalias también acoge un restaurante con fusión de cocinas del mundo, bar de tapas, varias barras de copas, una ‘van’ de Street Food, un punto de zumos naturales, pizzas caseras, granizados y una jaima bereber para degustar tés y dulces. Por la tarde, es el momento de la reunión en el “Soul Bar”, donde suena la música los dj’s de Las Dalias hasta el cierre del mercadillo.

Durante los meses de invierno, cuando mejor se puede disfrutar de la naturaleza en los alrededores de Sant Carles, Ibiza y Las Dalias van al compás. Reina entonces una calma que invita al paseo pausado por el mercadillo, para conversar con los artesanos y artistas que se dan cita los sábados. En invierno, el ritmo es otro, nada que ver con los bulliciosos sábados estivales. En enero o en febrero, por ejemplo, con esas mañanas de sol que invitan al encuentro entre amigos, visitar Las Dalias es un buen plan que se puede complementar con un recorrido porlos valles en flor de Morna y Atzaró, de evocadoras resonancias literarias, o las calas y playas más cercanas, vírgenes, un regalo más para disfrutar de una buena jornada. Horario: el mercadillo de los sábados abre durante todo el año, con un horario de abril a octubre de 10h a 20h y de noviembre a marzo de 10h a 18h.

Política de Cookies