LAS DALIAS, UN SÍMBOLO DE IBIZA

El 4 de noviembre de 1954, festividad de San Carlos, Las Dalias abrió sus puertas. Lo que comenzó siendo un bar de carretera con pista de baile, se ha convertido en la actualidad en una auténtica leyenda de Ibiza, un símbolo cuya historia es parte sustancial de la propia historia y la cultura de la isla en estas últimas seis décadas. 

Aquel día de 1954, Joan Marí, agricultor y carpintero, concentró en su local a todos los payeses de la zona para celebrar la fiesta de apertura y del patrón. La convocatoria fue todo un éxito, con una facturación de 6.600 pesetas. Las copas de marca costaban 2 pesetas, las demás, 1. Durante estos primeros años, Las Dalias fue por excelencia la sala de baile del norte de la isla, el lugar donde celebrar sus bodas, bautizos, comuniones y fiestas de guardar. El éxito fue tan grande que el cura de San Carlos comenzó a proyectar cine en las noches de fiesta para intentar arrastrar a sus feligreses de vuelta a la parroquia y distanciarlos del alcohol, el baile y los pecados de la carne. 

Y así llegaron los 60, y también el turismo de masas, que llevó al fundador, el señor Juan, a contactar con los primeros tour-operadores, a los que ofrecía barbacoas-espectáculo. En el jardín de Las Dalias se podía disfrutar, por 125 pesetas, de flamenco en vivo y barbacoa regada con toda la sangría y el champán que pudieran beber. El éxito fue tal que Juan Marí decidió ampliar el negocio con la construcción en el sótano de un restaurante-celler. No tardaron mucho en aparecer los imitadores y el negocio de las barbacoas se fue hacia el sur, más cerca de los hoteles. Sería la primera crisis que atravesaría Las Dalias.

LLEGAN LOS HIPPIES

A finales de los 60 y principios de los 70 aparecieron los hippies en Ibiza. Por aquel entonces arrancaba el mercadillo de Es Canar, y Las Dalias se convirtió en el lugar escogido por los “peluts” (melenudos, como los llamaban los payeses) para reunirse después de la jornada. Fue así como el jardín de Las Dalias comenzó a acoger cada miércoles las primeras “jamsession”, conciertos improvisados en los que aparecían inesperadamente músicos de fama mundial de visita en la isla. Se rumorea incluso que Bob Marley podría haber participado en una de estas noches irrepetibles. El músico jamaicano estaba alojado con su banda en una casa de San Carlos, con motivo del mítico concierto que ofreció en Ibiza en 1978. Se sabe que una noche cenaron todos en Las Dalias… ¿Habría ‘jamsession’ esa noche? Quién sabe, por aquel entonces no existían los móviles y nadie se preocupaba de hacer fotos ni de dejar constancia de los hechos.

Mientras tanto, Juanito, el hijo del dueño, se hace mayor y está preparado para tomar las riendas del negocio familiar. Ya estamos en la década de los 80, época de vertiginosos cambios también en Las Dalias. En el 84, Juanito contacta con los recién creados Estudios Mediterráneo, que pertenecieron, entre otros, a los miembros de Judas Priest o al mítico Vicente “Mariscal” Romero. Muchos de los grupos que allí grababan se despedían de la isla con un concierto de prueba en Las Dalias. Así los escenarios de la casa vieron pasar a miembros de UB40, Stan Webb o Nina Hagen. Artistas españoles como Banzai, Barón Rojo, Gato Pérez, Medina Azahara, La Frontera, Rebeldes, Obús o Barricada protagonizaron también noches inolvidables en el jardín de Las Dalias. En paralelo, muchos artistas internacionales empezaron a aparecer entre el público de los conciertos de Las Dalias como Brian May (Queen), Ron Wood (Rolling Stones), Jimmy Page (Led Zeppellin), Mike Oldfield, Bob Geldof, etc.

El incendio que en 1989 arrasó los Estudios Mediterráneo puso fin a una década convulsa y dejó un poco en el olvido el aspecto musical. Pero en el 85 había nacido el primer mercadillo, gracias a la idea que impulsaron la galerista inglesa Helga Watson-Todd y Juanito. Al principio fueron cinco puestos, pero con el tiempo se fue consolidando hasta convertirse a día de hoy en un punto de obligada visita en la isla, con cerca de 300 puestos.

LA CASA DE LA MÚSICA 

Las Dalias lleva la música en su ADN, y así fue como en 1997, con la incorporación del músico y promotor Chris González a la plantilla de la casa, se retoma la programación. Durante estos años han pasado figuras como Nina Hagen, Paul Collins, Lee Rocker, Javier Vargas, Loquillo, Ca
Política de Cookies