Las donaciones permiten la reconstrucción de escuelas rurales afectadas por el terremoto y las lluvias torrenciales

Sant Carles, 13 de noviembre de 2015.- La solidaridad de los artesanos y amigos de Las Dalias ha permitido recaudar hasta el día de hoy más de 3.000 € para los afectados por el devastador terremoto que asoló Nepal la pasada primavera.

Estos fondos ya han sido enviados y destinados a la reconstrucción de algunas escuelas rurales, así como a la adquisición de tiendas de campaña para las familias que lo perdieron todo en el seísmo, que causó más de 8.700 muertos y 21.000 heridos, además de la destrucción de 800.000 hogares. La situación en muchas aldeas se vio agravada posteriormente con la llegada de las lluvias torrenciales del monzón.

Esta iniciativa solidaria se puso en marcha gracias al empeño de Puchi y Daniel Rial, una pareja de artesanos de Las Dalias que ya colaboraban con una ONG que opera en Tíbet para ayudar a los niños sin hogar y a la reconstrucción de escuelas.

El matrimonio inició una colecta entre amigos y puestos del mercadillo, que también contó con el respaldo y la recaudación que se llevó a cabo en un concierto celebrado este verano en Las Dalias con este propósito.

Lo recaudado en Ibiza se sumó a la ayuda enviada por particulares del resto de Europa y se mandó a Nepal para su distribución entre los más necesitados, una tarea que han realizado pequeñas empresas locales que espontáneamente se organizaron y dedicaron sus esfuerzos a recorrer las aldeas más afectadas.

Además de las tiendas de campaña y los primeros auxilios para los supervivientes, en una segunda fase se compraron y distribuyeron planchas de chapa acanaladas, que resultan indispensables para cubrir los techos y resguardar las cosechas de cereales. Posteriormente, se reconstruyeron varias escuelas y se adquirió material escolar para que los niños pudieran volver a clase.

Puchi, tibetana, que vende artesanía del Himalaya y que reside y trabaja en Ibiza desde hace más de 10 años- ha expresado su agradecimiento por la generosidad de los vendedores del mercadillo, los músicos, entidades solidarias y miembros del equipo directivo de Las Dalias, “ya que entre todos hemos podido aliviar el sufrimiento de muchas personas”.

Gracias.