Creatividad en estado puro

Decoradora, artesana y artista, Sola comenzó su relación con Las Dalias hace más de 20 años, creando algunos de los carteles más emblemáticos de la casa y buena parte de las decoraciones, con un enfoque futurista y psicodélico. Pionera como pocas de los movimientos artísticos de la isla, fue una de las promotoras de la Noche del Arte y del Domingo del Arte, con una pasarela muy especial en la que más de una decena de artistas y diseñadores presentaban vestidos hechos a mano con todo tipo de materiales. Toda una performance con un punto excéntrico. Además, creó la marca “Piratas de Ibiza”, cuyo puesto en el mercadillo siempre tuvo un gran éxito entre el público. Su amor por Ibiza se remonta a un viaje a Formentera en 1984. “Entonces no quería ver Ibiza ni en pintura, para mí era una isla de vacaciones de secretarias enloquecidas”, explicaba en una entrevista en Las Dalias Ibiza Magazine en 2012. Pero conoció a un francés que la convenció de que Ibiza era realmente bonita. “Fui a Sa Penya y me enamoré inmediatamente”. La visitó de nuevo en 1985 y volvió en 1988. Entonces vino con la idea de vender unos tangas pintados a mano. “Pero me robaron todo el material del coche, pensé que mi sueño se iba al garete, pero no me hundí”. Inquieta y muy trabajadora, encontró empleo como decoradora en Pachá, colocando miles de rosas por las paredes. Después trabajó en Amnesia, y a partir de ahí se dedicó a crear decoraciones durante cuatro años, elaborando carteles y trabajando a tope con un equipo de jóvenes. Otra de las facetas por la que fue muy conocida en la isla fue por sus medallones pintados a mano, que representaban el salvoconducto para asistir a unas fiestas trance cuyo poder de convocatoria y magia en determinados parajes de la isla fue francamente memorable. En invierno, cuando no trabajaba en el mercadillo, afloraba con plenitud otra de sus múltiples pasiones: la de artista que elaboraba bellos collages y cuadros sugerentes, con un punto onírico. También trabajó en Brasil creando espectaculares decoraciones para grandes festivales. “Decoración, artesanía y arte, todo son cosas que me gustan. Me gusta cambiar, trabajar en equipo, sola, con ayuda y sin ella. Me gusta variar”, aseguraba en la entrevista donde desvelaba el origen de su nombre artístico: Sola creció pensando que el sol era femenino, porque así lo es en alemán, frente a la mayoría de los idiomas que lo nombran en masculino. Por eso decidió dar un toque femenino al nombre del astro rey y tomarlo como nombre propio.