Las Dalias, donde los hippies de Ibiza nunca mueren.